martes, 23 de octubre de 2007

¿Dónde están los profesores?

Después de leer esta noticia del Diario de Sevilla del domingo 30 de septiembre me quede con rabia, la imagen tan deteriorada de una realidad de la que eres parte te resulta repulsivo. Lo cierto, es que no niego las palabras del periodista ...ya que tal situación la vivo en mi trabajo como docente, pero...es duro, es muy duro. Para mucho de nosotros leer y escuchar esos reproches, que no digo no sean bien merecidos...nos lleva a una tristeza y desánimo casi desconsolado...hasta dónde hemos llegado. El problema es que no se si eso beneficia a alguien. Me refiero a la ya deteriorada imagen social que tiene la profesión docente. Y repito, es cierto cada uno de los detalles y casos que se comentan por que los vivo y sufro cada día, cada año, cada curso.

Somos una comunidad que nos dedicamos a reflexionar para mejorar la enseñanza pero además tenemos que sobrellevar el abuso que muchos de nuestros compañeros hacen de derechos que todos tenemos...pero no es cuestión de una profesión, es cuestión de una actitud, de talante. Si se utilizan unos beneficios sociales para abusos particulares es una actitud antisocial (ese derecho o beneficio social se creo para los casos que realmente lo requieren). Eso puede no ser sólo cuestión de una profesión pero si es cierto que la nuestra lo requiere ... de ahí la frase que señala “¿puede alguien que es incapaz de acudir con regularidad a su trabajo transmitir a los alumnos el valor de esfuerzo”

El artículo trata varios temas que son una realidad y creo que vergonzosos. Este y otros artículos formaran parte del debate en mi clase de Didáctica cuando hablemos del docente. Pensaremos y reflexionaremos entre todos lo que está ocurriendo y cuáles pueden ser los motivos.

La respuesta creo que es más una cuestión personal, de responsabilidad individual, a la que cada uno de nosotros hemos de respondernos para ser, o no, coherentes con nosotros mismos y con el modelo de sociedad en la que creemos. Si no hay una implicación personal, no sólo del docente, de toda la Comunidad Educativa de poco o nada servirá.

1 comentario:

Iván dijo...

Parace curioso cómo siempre se ha tratado la problemática escolar desde el punto de vista del alumno que "abusa" del docente, y no de cómo el docente, en ocasiones, "abusa" de la Administración Pública. Muy buen artículo para reflexionar.